Al servicio de nuestro pueblo

"Al servicio de nuestro pueblo" es el título del documento que los Obispos de Cataluña acabamos de hacer público con motivo de los 25 años de otro documento episcopal, Raíces cristianas de Cataluña, y que será presentado esta semana de forma pública y oficial. Este nuevo documento trata en cinco capítulos sobre la valoración de nuestra identidad colectiva, la contribución del cristianismo y de la Iglesia, el testimonio de Antoni Gaudí y "La Sagrada Familia", la fe cristiana y la reflexión muy actual sobre 8 retos del presente: la consolidación de la democracia participativa, la confianza en una laicidad positiva, la diversidad de valores, de estilos de vida y de creencias, el fenómeno poliédrico de la globalización, los flujos migratorios, la crisis económica tan grave que sufrimos, la familia y la educación, y finalmente el equilibrio ecológico amenazado. Y como mensaje conclusivo los Obispos animamos a todos a vivir y practicar el Evangelio de la esperanza tan importante en estos momentos de crisis económica, moral y política. El documento está fechado el 21 de enero de 2011, fiesta de San Fructuoso y sus dos diáconos mártires en Tarragona.

Al cumplirse 25 años del documento del episcopado catalán Raíces cristianas de Cataluña, los obispos reafirmamos la validez y actualidad de ese mensaje y destacamos el triple anuncio que se quiso transmitir entonces: la afirmación y el reconocimiento de los elementos que identifican Cataluña, la constatación de la presencia fecunda de la fe cristiana y de la Iglesia a lo largo de toda la historia catalana y la formulación del compromiso de la Iglesia a seguir sirviendo a la sociedad catalana, reconociendo sus cambios profundos, sociales y culturales. Asimismo, proponemos identificar aquellos cambios sustanciales que configuran una situación nueva y que exigen nuevas formas de evangelización.

Al hablar de la valoración de nuestra identidad colectiva, los obispos ratificamos lo que propusieron nuestros predecesores hace 25 años, manifestamos nuestro profundo amor por el país y nos ponemos "a su servicio" porque sentimos la urgencia de anunciarle la persona de Jesucristo y su Reino. Asimismo, reiteramos el llamamiento a proyectar ese amor social en los deberes cívicos, así como el compromiso de impregnar de espíritu cristiano toda acción con proyección social. Se hace un reconocimiento de la personalidad y los rasgos nacionales propios de Cataluña y se defiende la legitimidad moral de todas las opciones políticas que lo concreten, mientras se basen en el respeto a la dignidad inalienable de las personas y de los pueblos, y busquen con paciencia la paz y la justicia.

Leer más...

Vivir la alegría de la conversión

Os exhorto a aprovechar el tiempo cuaresmal que estamos viviendo, camino de la Pascua, para preparar bien y celebrar el sacramento del perdón, y así preparar los corazones para la alegría de la Pascua que vendrá. Es bueno que no dejemos pasar sino que fijemos la atención en los objetivos que propone el Mensaje del Santo Padre Benedicto XVI para la Cuaresma de este año, que quiere que obtengamos "con más abundancia la vida nueva en Cristo, Nuestro Señor".

Benedicto XVI pone la Cuaresma de este año 2011 bajo el lema de San Pablo a los Colosenses: "Por el Bautismo fuisteis sepultados con Cristo y habéis resucitado con Él" (Col 2,12). Y su Mensaje gira en torno a tres grandes ejes:

1 .- El primero se centra en el bautismo, que, tal como señala el Santo Padre, "no es un rito del pasado sino el encuentro con Cristo que conforma toda la existencia del bautizado, le da la vida divina y lo llama a una conversión sincera, iniciada y sostenida por la gracia". Así, la Cuaresma es una especie de catecumenado que nos prepara para la Vigilia Pascual, en la que renovamos la opción por aquella nueva vida que el bautismo inicia y consagra. Estamos invitados a revivir los pasos de la celebración del bautismo: la cruz, el nombre nuevo que recibimos, la purificación del pecado, la oración de los santos que nos acompañan, la fortaleza para la lucha contra el mal, el baño de regeneración con la invocación de la Santísima Trinidad sobre nosotros, y después, la unción del Espíritu Santo significada por el crisma, el vestido blanco, el cirio encendido en la luz de Cristo y el Padrenuestro, la oración de los hijos.

2 .- El segundo núcleo del mensaje del Santo Padre resume la riqueza de la Palabra de Dios, que los domingos de Cuaresma nos guía hacia un encuentro especialmente intenso con el Señor. Los Evangelios que se proclaman los cinco primeros domingos de Cuaresma reflejan la condición humana y su vocación hacia una gloria que apacigua nuestra sed, ilumina nuestros ojos y da vida definitiva a nuestra caducidad: las tentaciones vencidas, el Hijo transfigurado a quien debemos escuchar, el agua viva que sólo Cristo puede dar y la única que calma la sed de la samaritana, la luz que el ciego de nacimiento recibe por pura gracia y la vida nueva que se infunde a cada uno de nosotros por el don de Aquel que es la Resurrección y la Vida.

3 .- En el tercer y último núcleo de su mensaje, Benedicto XVI recoge las tres prácticas que ya se encuentran en los Evangelios, pero que hay que hacerlas con más intensidad en este tiempo de preparación para la Pascua, como ya comentamos al inicio de la Cuaresma: el ayuno, la limosna y la oración. Estas prácticas, dice el Santo Padre, nos ayudan a "liberar nuestro corazón del peso de las cosas materiales, de un vínculo egoísta con la 'tierra', que nos empobrece y nos impide estar disponibles y abiertos a Dios y al prójimo".

Leer más...

Dones del Corazón de Cristo

"Dones del Corazón de Cristo para la Iglesia y para el mundo", así ha definido el Papa Benedicto XVI a los sacerdotes, y con ellos, a quienes se preparan para el sacerdocio. El domingo más cercano a la fiesta de San José, celebramos cada año el Día del Seminario. Con ardiente acción de gracias, nos fijamos en los sacerdotes queridos de nuestro presbiterio diocesano, y en los 7 seminaristas de Urgell, así como los de todo el mundo, que ahora se preparan para el ministerio. Oremos por ellos y ayudemos a nuestro Seminario diocesano, "niña de los ojos del obispo" -como se ha dicho que es-, y lugar muy querido de los sacerdotes y de todos los fieles. Necesitamos buenos sacerdotes que nos prediquen la Palabra de Dios, que nos den los sacramentos de Cristo, y que nos guíen hacia el Padre con el testimonio coherente y convincente de su vida apostólica. Por esto invocamos con insistencia al Amo de la mies.

El Santo Padre Benedicto XVI ha escrito recientemente a los seminaristas de todo el mundo que se han puesto en camino hacia el ministerio sacerdotal, para darles ánimos, ya que a menudo han de afrontar muchas objeciones a su vocación y opiniones contrarias desalentadoras, que ven el ministerio como algo del pasado que debería desaparecer. Lo cierto es que los hombres seguirán teniendo necesidad de Dios, a pesar de los avances tecnológicos, y por ello necesitarán de los sacerdotes. Nos dice Benedicto XVI: "Sin Dios, la vida se queda vacía; todo es insuficiente. Dios está vivo, y necesita hombres que vivan para Él y que lo lleven a los demás. Sí, tiene sentido ser sacerdote: el mundo, mientras exista, necesita sacerdotes y pastores, hoy, mañana y siempre" (Carta a los seminaristas 18.10.2010).

El lema del Día del Seminario en este 2011 es "El sacerdote don de Dios para el mundo". Todas las personas del mundo son los amigos del sacerdote, por los que quiere dar su vida, a semejanza de Cristo el buen Pastor, que "da su vida por las ovejas" (Jn 10,15): niños y jóvenes, matrimonios y ancianos, enfermos, gente de la cultura y del mundo obrero, gente de la ciudad, del campo y los pueblos, personas solas, moribundos, pobres, emigrantes, encarcelados... El mundo entero es su parroquia. Por eso un sacerdote es un don inmenso para el pueblo de Dios y para todos. La misma caridad de Cristo le modela, y es el primer cooperador de la civilización del amor que quiere hacer llegar a todos los corazones, a todas las necesidades, a todos los rostros, a todas las edades... a todos, el amor de Dios. No es sólo que el sacerdote sea portador de los dones de Dios ¬-que lo es- sino que él mismo ha sido hecho como un don de Dios. Y lo que podemos hacer es dar gracias por los seminaristas y los sacerdotes. No son unos funcionarios de lo sagrado, ni los representantes de una institución fría, o figuras decorativas de un paisaje caducado... Son los portadores de una gracia divina que los invade y que se difunde en los que encuentran, son destellos de la verdad y manos caritativas que acompañan, sostienen, animan... Son cipreses que llevan a mirar hacia arriba, hacia Dios... Son célibes y son de todos, con amor tierno y universal. Y se dejan "comer" por todos. ¡Son... "otro Cristo"! Y así los debemos amar y venerar, a pesar de las deficiencias que puedan tener o las debilidades que nos muestren.

Leer más...

Majoria d’edat de la nostra Constitució

Benvolguts andorrans,

Aquest dia 14 de març ha de ser festa gran i joiosa per a tots els andorrans. S'acompleixen els 18 anys de l'aprovació en referèndum de la Constitució del Principat d'Andorra, la seva majoria d'edat. I com amb les persones joves estimades que arriben als seus 18 anys, ens en felicitem.

La nostra Constitució és el text fonamental en el qual es plasmen els principis bàsics sobre els quals descansa l'organització de l'Estat, els límits i els poders de l'Estat, així com els deures i drets de les persones i les institucions. És el text específic que conté les normes bàsiques de pau i convivència, i que ha de ser respectat per qualsevol altra norma de rang inferior.

En el moment actual del nostre País, necessitem que l'esperança sigui ben ferma entre tots els andorrans. Amb l'ajut de Déu i la cooperació de tots els ciutadans units, el País anirà endavant com ha sabut fer en els moments decisius de la seva història, com ho són també els actuals. Ens cal veure les crisis -siguin econòmiques o financeres, socials o polítiques- com les podes de l'hivern, que poden esdevenir reptes per a la nova primavera, oportunitats de renaixement, de creixença i de millora en el que convingui, per anar endavant en la història humana, aportant els nostres valors i idiosincràsia en el concert de les nacions. Tinguem coratge i decisió. No ens deixem prendre l'esperança!

La resposta adequada als nous reptes que el País té plantejats demanda un esforç de tota la societat andorrana, que mereixi l'assentiment i l'adhesió dels agents econòmics i socials de tot el País.

Leer más...