Sal·la

Periodo de pontificado: 981-1010

Es mencionado por primera vez como obispo de Urgell el 2 de marzo del año 981. Hijo de Isarn y Ranlo, vizcondes de Conflent, donde nació, es sin duda una de las figuras más relevantes de la Iglesia Catalana de su tiempo.

Mantuvo óptimas relaciones con los condes Borrell II de Barcelona-Urgell y su hijo y sucesor al condado urgelitano, Ermengol I, los cuales en sus testamentos lo incluyeron entre sus albaceas. En el año 1001 acompaño a Ermengol I a Roma, donde obtuvo del Papa Silvestre II una bula de inmunidad y de conformación de bienes para la Iglesia de la Seu, bula escrita en papiro y que se conserva todavía. Unos años después, antes del 1003, pactó con el mencionado conde un acuerdo que, mediante una contribución pecuniaria y la promesa de fidelidad, garantía al sobrino Ermengol, hijo de su hermano Bernardo, la sucesión episcopal. El conflicto con la Condesa Ermengarda de Cerdanya y sus consejeros, en el año 991, llevado a la vez con energía y prudencia, parece haber constituido un episodio pasajero y sin consecuencias de ninguna gravedad, aun desconociendo el desenlace final.

En su largo pontificado, el patrimonio de la Iglesia Urgelitana experimentó un aumento considerable, especialmente en la Cerdaña y en el alto Urgell. Por otro lado, la adquisición de los alodios condales de los valles de Andorra, cedidos por el Conde Borrell II a cambio de otros bienes, en el año 988, hizo posible el nacimiento y la consolidación de la señoría episcopal en aquella parte del Obispado.

De su actividad pastoral son particularmente destacables las consagraciones de las iglesias de San Lorenzo cerca a Bagà (983), San Miguel de Bagà (984), San Cristóbal de Vallfogona (985), San Julián de Pegueroles (1008), y la restauración de la vida canonical a la Catedral de la Seu d'Urgell que él inició y, poco después de su muerte, llevó a cabo su sucesor Ermengol. Murió en el año 1010 a Gélida, al Penedés.