Hno. Jaume Hilari Barbal

El 18 de enero de 1937, a las 3:30 de la tarde, el Hno. Jaume Hilari fue fusilado en el bosque de la montaña de la Oliva, al lado del cementerio de Tarragona. Con sorpresa del piquete, el mártir continuó en oié después de dos descargas sucesivas. El grupo lanzó las armas y huyó. El jefe de la cuadrilla, furioso, se acercó a la víctima y disparó en la sien del héroe. Sus últimas palabras a los que lo fusilaron fueron: "Amigos, morir por Cristo es reinar". (Traducción de un fragmento de la biografía de Cirilo Bertran y ocho compañeros, religiosos, del Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas e Inocencio de la Inmaculada, presbítero, de la Congregación de la Pasión de Jesucristo, mártires, publicada en la web del Vaticano). El Hno. Jaume Hilari fué canonizado por el Papa Juan Pablo II el día 21 de noviembre de 1999.