6ª edición de Canòlich Músic con gran implicación de los jóvenes

El fin de semana de los días 16 y 17 de noviembre la Parroquia de Sant Julià de Lòria (Principado de Andorra) se llenó de jóvenes procedentes de diversos lugares especialmente, de Andorra y de diferentes partes de Cataluña para compartir la 6ª edición del festival Canòlich Music. En la misa, acto central del encuentro, se encontraron varias generaciones y cerca de un millar de personas en la carpa preparado para el evento, por el Comú de Sant Julià de Lòria. El Arzobispo de Urgell y Copríncipe de Andorra, Mons. Joan-Enric Vives concluyó la Eucaristía animando a los jóvenes en el seguimiento de la fe. La Eucaristía fue presidida por el Rector de la parroquia, Mn. Josep Chisvert.
El delegado de Juventud del Obispado de Urgell, Sr. Lluís Plana, se mostró muy contento en su valoración por la implicación de los jóvenes, de los voluntarios y de los artistas y grupos, que hace que el festival sea un referente y crezca año tras año. El Delegado de Enseñanza y Rector de Sant Julià de Lòria, la parroquia organizadora, Mn. Josep Chisvert, reafirmó que el festival "es un espacio de encuentro y que en Andorra, en su vocación de cruce de caminos, esto tiene un gran valor".
 

Actividades con valores en torno a los Derechos Humanos
Con motivo del 70 aniversario de la declaración universal de los derechos humanos, el Canòlich Music eligió esta temática como eje de las actividades y reflexiones del festival. Tanto la mañana como la tarde del sábado, se organizaron talleres como el Crist Xperience o la actividad en la naturaleza 'Los caminos saludables de los derechos humanos', donde los jóvenes hicieron un tramo caminando bordeando el río.

La Eucaristía, el acto central del Festival Canòlich Music, reunió nuevamente cientos de personas de todas las edades, provenientes de Andorra, la Seu d'Urgell y las comarcas cercanas, Valencia, Tortosa, Lleida y Barcelona. Esta vez, la celebración eucarística fue animada por el músico David Pradas, vinculado a la Diócesis de Urgell, y su proyecto visual y musical "David Pradas Project". La misa fue presidida por Mn. Josep Chisvert, y concelebrada por el Subdelegado de Juventud, Mn. Gabriel Casanovas, el Delegado de Juventud del Obispado de Tortosa, Mn. Ivan Cid, el Delegado de Juventud del Obispado de Lleida, Mn. Manel Mercader, y por otros sacerdotes de Urgell. El Arzobispo de Urgell y Copríncipe de Andorra, Mons. Joan-Enric Vives, al terminar la Eucaristía saludó a los jóvenes presentes y animó a los jóvenes a vivir su fe cristiana sin complejos y miedos dando siempre testimonio de Jesucristo.

La celebración de la Misa, muy vivida por los jóvenes, fue preparada por un equipo formado por Ramon Oromí, Xavier Coma y David Pradas, los tres muy vinculados a la pastoral juvenil del Obispado de Urgell.

A la celebración asistieron los miembros de la corporación del Comú de Sant Julià, encabezados por el Cónsul Mayor y diferentes Ministros del Gobierno de Andorra así como numerosos vecinos de la parroquia y de Andorra.

 
La música como herramienta de transmisión de la fe
Las Delegaciones de Juventud y Enseñanza potencian con este proyecto la música como una de las mejores herramientas para acercar a los jóvenes a la espiritualidad y, al mismo tiempo, hacer una transmisión de valores. Por este motivo, se hace un gran esfuerzo en programar artistas de todo con varios estilos musicales y, que tienen en común una clara vocación de divulgación de valores sólidos cristianos.

La inauguración del festival corrió a cargo -el viernes por la noche- de un grupo muy cercano al festival Canòlich Music, Sal150. Este año, llevaban una novedad importante, su nuevo disco 'Vale la pena vivir'. Los jóvenes, que muchos entonaban las canciones con los artistas, bailaron de principio a fin del concierto. Seguidamente, el DJ portugués Gui Brazil hizo una sesión musical apoteósica, sus mensajes y videoproyecciones el hicieron conectar rápidamente con su público.

Durante la mañana del sábado, el día más importante del festival, la oración y las reflexiones se combinaron con la música de varios grupos de estudiantes procedentes de la escuela Jesús y María, escuela del barrio de Sant Gervasi (Barcelona). Una manera efectiva de captar la atención, implicar, motivar y cohesionar a los jóvenes.

Por la noche, después de las actividades y Eucaristía, se reanudaron las actuaciones musicales. Actuó el grupo local Cor Rock de Encamp, que interpretó magistralmente versiones corales de música pop, rock y grandes 'hits'. A continuación, uno de los momentos más esperados, el retorno de LZ7 al Canòlich Music, el grupo cristiano de rap y de baile originario de Manchester. La clausura del festival la hizo NIRA, el DJ residente en Benicarló.

El Festival Canòlich Music nació hace seis años de la iniciativa de un grupo de jóvenes monitores vinculados a la Delegación de Enseñanza y de Juventud del Obispado de Urgell, y encontró en la parroquia de Sant Julià de Lòria un espacio donde desarrollarse, con el apoyo del Comú de Sant Julià de Lòria, del Gobierno de Andorra y de diversas empresas y particulares. Cada año ha trabajado un tema, con la intención de hacer llegar los valores del Evangelio a los adolescentes y jóvenes. Este año en el 70 aniversario de la Declaración universal de los derechos humanos, este fue el tema escogido para.

El Canòlich Music se divulga esencialmente a través de las escuelas, los maestros y animadores de la fe que están interesados ​​en desarrollar estas dimensiones en los jóvenes en diversas áreas geográficas: el Principado de Andorra, las escuelas e Institutos de la Diócesis de Urgell y también algunas escuelas de Barcelona y Valencia.

Los delegados de Juventud y Enseñanza del Obispado de Urgell, Lluís Plana y Mn. Josep Chisvert, son los que han liderado este proyecto, conjuntamente con el equipo organizador y el apoyo de un equipo de unas 70 personas voluntarias, que articulan la organización de los espacios para dormir, las comidas, los talleres, la atención los grupos y las actividades. Cuenta con el apoyo de la Delegación de Medios de Comunicación, que se encarga de la parte visual de la Eucaristía y de la retransmisión en directo por las redes sociales y la página web de la diócesis. Colaboran los servicios de circulación y mantenimiento del Común de Sant Julià de Lòria, y empresas vinculadas a las telecomunicaciones en el apoyo logístico y el Gobierno de Andorra, en la promoción de una alimentación saludable en las comidas incluidas en las actividades del festival.