Jubilosa fiesta de la Navidad de Jesucristo

Queridos hermanos: 

¡Feliz Navidad del Señor! 

Este año he escogido para mi felicitación navideña un bello texto del Papa Pablo VI, recientemente canonizado, y un fragmento del retablo anónimo de Sta. María de Artíes (Valle de Arán) del siglo XV, que encabeza este ejemplar de la Hoja en las vigilias de la fiesta de Navidad. 

San Pablo VI en su Mensaje al mundo desde Belén, de 1964, decía: “La misión del cristianismo es una misión de amistad entre los pueblos de la tierra, una misión de comprensión, de ánimo, de predicación, de elevación y de bienaventuranza (…) Anunciamos a los hombres, al mundo, un mensaje que creemos liberador, y lo creemos así y nos sentimos autorizados a transmitirlo, porque este mensaje es plenamente humano. Es el mensaje del Hombre al hombre. El Cristo que nosotros traemos a la humanidad es el “Hijo del hombre”, como se nombra Él a sí mismo. Él es el más sublime nacido en el mundo, el prototipo de la nueva humanidad; es el hermano, el compañero, el amigo por excelencia. Solamente de Él puede decirse con toda verdad que ‘Él sabía lo que pasaba en el hombre’. Él es el enviado de Dios, no para condenar al mundo, sino para salvarlo.”



¡A todos os deseo unas santas y gozosas fiestas de Navidad! 

Jesucristo viene a salvar a toda la humanidad. 

Llega nuevamente en la Navidad
para traernos esperanza y misericordia,
y nos llama a seguirle en la fidelidad a su Palabra
y con una vida de servicio y de amor, 
especialmente a los más necesitados. 

¡Santa Navidad vivida con fe y esperanza!
Os llevo a todos en mi oración
y os envío, afectuosamente, mi bendición, 

+Joan-Enric Vives, Arzobispo de Urgell